lunes, 12 de mayo de 2008

PREGUNTAS AL ABUELO 25 ¿Denominador común entre Rómulo Sosa, Teresa Urrea, Pedro Jaramillo, Nabor Cárdenas y Fidencio Constantino?

PREGUNTA 25: ¿Cuál es el común denominador de los siguientes personajes: Rómulo Sosa, Teresa Urrea, Pedro Jaramillo, Nabor Cárdenas Mejorada y José F. Constantino Síntora?

RESPUESTA 25: Ser considerados Santos, Curanderos o Taumaturgos.

Aunque ninguno de estos personajes fue nunca canonizado por la Iglesia, por lo tanto no son Santos, en el sentido ortodoxo del término, el vulgo los considera elegidos de Dios por sus destacadas virtudes, los venera y son objeto de culto como cualquier otro santo.

Además, por sus supuestas experiencias curativas, pueden ser considerados como taumaturgos (as), por la realización de hechos prodigiosos, desde la óptica de sus observadores, que incluso los llegan a denominar, como milagros.

Lo más fácil de aceptar, es que son curanderos, es decir, la figura moderna del Chamán o hierbero capaz de curar por medicina tradicional o supuestos dones.
Respetando las creencias de todo el mundo, se publica este post, por un solo aspecto, por el inexplicable, para mi, fenómeno carismático, que convoca a las masas, que tenemos que aceptar que tiene mucho de fascinante.

1 RÓMULO SOSA "EL CURANDERO DE COMALES"

Sin duda el menos conocido a nivel nacional de estos personajes, ni siquiera hay referencias sobre el en internet, pero su fama local y regional en los Estados de Tamaulipas y Nuevo León en la década de los sesenta es incuestionable, incluso, hace dos semanas, mi comadre Elenita Garza Vizcaya, me confirmó sobre la popularidad de este curandero, que ejercía en Comales, Municipio de Camargo, en el Estado norteño y fronterizo de Tamaulipas, México, de solo 2518 habitantes.
Cuando en 1989 realizaba mi servicio social en PEMEX, estuve asignado al Campo Carlos en territorio despoblado del Municipio de Dr. Coss, Estado de Nuevo León; los pacientes campesinos que llegaban a mi consulta, poco a poco me hicieron notar, que ellos sabían de una persona con características sanadoras, el era Rómulo, lo cual por supuesto me despertó mucha curiosidad, aún así, nunca tuve oportunidad de conocerlo personalmente.
Cuando me acerqué a Santa Rosalia, en el Estado de Tamaulipas, la fama y el renombre de Rómulo era creciente. Desafortunadamente no documenté esas experiencias.
Cierto domingo, invitado por Marcial, campesino neoleonés, fuí con Cucú a comer carne a Comales, Tamaulipas, lo único que pude constatar fue que a la entrada de la población había un arco monumental de cemento, que coronaba con una gran cruz roja, en cuya base estaba estacionada una gran ambulancia, de aquellas que tenían aletas en forma de tiburón, que según me dijeron, Rómulo la prestaba gratuitamente para trasladar enfermos graves a Monterrey.
Las pesonas que visitaban a Rómulo lo hacían predominantemente, desde el norte de México y el sur de Texas, no cobraba, pero aceptaba donativos; la ambulancia, según me contaron, fue una donación que recibió de un mexicoamericano agradecido.
Como parte de la leyenda, incluso algunos médicos opinaban sobre el particular, por lo que corrió la conseja, entre el gremio, que Rómulo era muy acertado con los problemas psicosomáticos que los resolvía mediante sugestión, y para los problemas orgánicos, tenía un colaborador, médico titulado, a cargo de la farmacia, a quien le enviaba con el paciente, un papel con una leyenda en clave, para que el profesional le prescribiera el medicamento adecuado.
No tuve antedentes previos e ignoro el destino del buen Rómulo, personaje, como hay muchos mas en esos lares, que gozan de gran aceptación y respeto de los lugareños.


2 TERESA URREA "LA SANTA DE CÁBORA"

Mística y taumaturga mexicana, famosa en su época por sus supuestos dones curativos y santidad. Nace el 15 de octubre de 1873, en el rancho Santana, municipio de Ocoroni, Sinaloa, producto del abuso sexual de Tomás Urrea, cacique de la región a una indígena tehueco, Cayetana Chávez, por tanto en su infancia era conocida con el nombre de García Nona María Rebeca Chávez.

Pasó gran parte de su niñez en el pueblo de Aquihuiquichi, Sonora, en las inmediaciones de Cábora. Al morir su madre en 1888, la reconoce su padre, adoptando su apellido.

A partir de los doce años comenzó a tener ataques de epilepsia y en 1890, cuando tenía diecisiete años, sufre un ataque de catalepsia (ataque que produce la pérdida de los signos vitales y que da la apariencia de muerte) que la sume en la inconciencia por catorce días, ante la creencia de que había muerto, su padre preparó su funeral, y cuando era velada volvió en sí, sufriendo una completa transformación, empieza a hablar cosas extrañas, y a realizar curaciones milagrosas. El hecho se considera como una resurrección, pronto comenzó a manifestar dones de profecía y éxtasis, La noticia se extiende por todos los confines de la región. En el pueblo se decía que poseía facultades curativas que ejercía por hipnosis y sugestión.

De ahí en adelante las historias de milagros, curaciones, poderes extraordinarios, dones proféticos, doble visión y otras capacidades sobrenaturales, empiezan a cundir de pueblo en pueblo llegando incluso hasta las más alejadas poblaciones de Sinaloa y de la alta sierra de Chihuahua.

Los relatos de sus poderes y prédicas corren de boca en boca, crecen, se inventan y se exageran y empiezan las peregrinaciones para ver a la "Santa Niña de Cábora" aumentando cada vez los creyentes y curiosos llegando a contarse en un solo día la visita de dos mil visitantes a la hacienda de su padre, que pronto se convierte en un mesón para enfermos y desvalidos, sobre todo los desamparados por las injusticias del régimen porfirista.

A verla va gente de todos los estratos sociales pero con mayor número indios yaquis y mayos quienes le profesan una verdadera veneración. Los peregrinos vienen desde los puntos mas alejados de Sonora, llegaron a entrevistarla periodistas mexicanos y estadounidenses que a través de periódicos de la época como “El Monitor Republicano” y “El Tiempo” propagaron su fama mas allá del pequeño pueblo de Cábora.

Pero sus poderes no solo eran curativos, sino que también empezó a predicar una cierta doctrina religiosa muy particular: no reconocía más autoridad que la divina, ni más ley que la de Dios. Sus frecuentes discursos en contra de la injusticia contra los grupos oprimidos, despertó recelos del gobierno de Porfirio Díaz. A ella se le responsabilizó de la rebelión de Tomóchic, municipio del estado de Chihuahua reprimida en 1896 y la de los indios mayos, cuyo grito de guerra era ¡Viva la Santa de Cábora!.

En 1892, Teresa fue arrestada y deportada junto con su padre a Estados Unidos, se estableció en Nogales, Arizona, convirtiéndose en "patrona" de indios de ese lugar, la prensa norteamericana la hacían ver como una mártir mientras que sus seguidores la colmaban de regalos.

La Juana de Arco mexicana, considerada a la vez santa y bruja, muere de tuberculosis en Cliffton, Arizona, el 12 de febrero de 1906.

3 PEDRO JARAMILLO: "DON PEDRITO, EL SANTO DE FALFURRIAS"

Leyenda que pertenece al folklore del Valle del Río Grande, sobre el psíquico y curandero más famoso de todos los tiempos en el sur de Texas, que se convirtió en un gran santo popular, al grado de ser reconocido como “benefactor de la humanidad”.

Don Pedrito era un indio tarasco, que nació en 1829 cerca de Guadalajara, Jalisco, México, de su infancia solo se sabe que era muy pobre, desempeñándose como peón y pastor.

Cuando tenía 52 años, en 1881, al morir su madre, se traslada al sur de Texas, asentándose en el Rancho de Los Olmos, Condado de Brooks, cerca de Falfurrias; territorio que conoció cuando joven, pues se dice que introducía ilegalmente alcohol en esa zona.

Se supone que el don de curar nace cuando al caer del caballo y romperse la nariz, con dolor insoportable, aplicándose barro del camino que mitigó su dolor, lo que le permitió dormir, escuchando en su sueño una voz que le decía “a partir de ahora curarás en mi nombre”. A partir de ese momento se convierte en un sanador, que prescribe lo primero que le viene a la mente, no cobrando nada por sus servicios.

En esa época no había médicos en esa región, el único entre Corpus Christi y Laredo vivía en San Diego. Don Pedrito, primero atendió a sus vecinos, después visitaba ranchos entre los ríos Nueces y Bravo, vestido de paisano mexicano, con pesados zapatos y sombrero.

Muchas personas los buscaban solicitando asesoría y ayuda. La mayor parte de sus curaciones las hacía igual que la que se aplicó a si mismo, con baños o prescribiendo tomar mucho agua.

Su fama se propagó, incrementando el número de pacientes, la mayoría mexicoamericanos pobres, de tal forma que a menudo el mismo proveía los remedios. Nunca se casó, pero adoptó dos niños.

Murió el 2 de julio de 1907, sus restos son visitados por cientos de personas anualmente en Los Olmos (the Elms) siendo famosos los peregrinajes que hacen a su santuario en Falfurrias. Las paredes de la Capilla de los Olmos están tapizadas con testimonios de personas que han sido curadas, incluso por el espíritu de Don Pedrito. Su tumba dice “El benefactor de la humanidad”.

Su fama ha seguido creciendo desde su muerte, una capilla rodea su tumba en Los Olmos y miles de personas en romería, la visitan cada año. La capilla de don Pedrito Jaramillo se localiza a un lado de la carretera rural 1418, en el condado de Brooks, cerca del poblado de Falfurrias, en el estado de Texas de los Estados Unidos de América. Este poblado está a unos 100 kilómetros de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

La gente todavía cree que todo esto fue dado en el nombre de Dios.

4 NABOR SÁNCHEZ MEJORADA "PAPÁ NABOR"

Sacerdote católico excomulgado, que como Vicario de Puruarán, Michoacán, desafió al Vaticano, convirtiéndose en líder religioso de una secta, asentada en el rezagado municipio de Turicato, de la región de Tierra Caliente, creando un culto y un “estado de excepción” en 1973, que persiste hasta nuestros días. Considerado como un Santón o un delincuente ladino; un taumaturgo o tan solo un hábil embustero.

Nace el 8 de julio de 1910 en Coalcomán, pueblo de la sierra del suroeste de Michoacán; ordenándose sacerdote católico en 1935 en el seminario de Morelia, siendo una figura de indudable liderazgo y carisma, con tendencia a la megalomanía.

Aunque por un tiempo estuvo en la Diócesis de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, ofició en los municipios de Arteaga, Urapita, Churumuco y Carácuaro, Michoacán, antes de hacerlo en Puruarán, donde el 13 de junio de 1973, en el lugar en que ahora está la Ermita Principal, se dio el “milagro” de la aparición de la Virgen del Rosario, que da unos supuestos mensajes a la campesina Gabina Sánchez viuda de Romero, anciana analfabeta, que se convirtió en Mamá Salomé, la vidente oficial hasta su muerte en 1982, siendo relevada por Mamá María de Jesús.

La Virgen eligió al Cura Nabor Cárdenas, nombrándolo Papá Nabor, para que oficiara misa en el cerro del Mirador, pidiéndole que la “ayudara a salvar al mundo”, con la promesa celestial de que sólo sus habitantes se salvarían ante la llegada del fin de los tiempos; creando una población bardada e inaccesible a la que llamaron “La Nueva Jerusalén”, pueblo a 120 kilómetros al oeste de Morelia, la capital del Estado de Michoacán.

Todos, sus ocho mil habitantes, provenientes de entidades como Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Zacatecas, Nuevo León y del Estado de México, tienen como misión única venerar a la Virgen del Rosario y orar por la salvación de la Humanidad.

Desde entonces él ha ordenado a cientos como monjes, sacerdotes y obispos, estableciendo rígida disciplina entre la comunidad, que se mantiene con el castigo o la delación, prohibiendo las relaciones sexuales como una manera de desagravio, prohibición que terminará hasta el fin del mundo.

En la Nueva Jerusalén, siempre debe estar presente la modestia en la mujer, vistiendo tapadas de pies a cabeza, no maquillarse y los hombres no usar aretes ni pelo largo, además de que no se permite tener en las casas televisiones y radio ya que consideran es una forma de distracción de las actividades religiosas. Todos deben asistir a los servicios religiosos, hasta cuatro por día, a partir de las 4 de la mañana. Hace cinco años, prohibieron a los residentes que tengan hijos: ¿qué sentido tiene, si el mundo está por terminar?

Anualmente miles de personas visitan la Nueva Jerusalén en peregrinación anual durante Semana Santa, procedentes de diversas partes del mundo. De las limosnas de esos visitantes se mantienen Papá Nabor, su obispo auxiliar, los 35 sacerdotes y 200 monjas. Muchos peregrinos incluso se quedan a vivir ahí, siempre y cuando cumplan con las reglas.

Papá Nabor murió el 19 de febrero de 2008, a los 97 años de edad, en La Nueva Jerusalén, falleciendo por insuficiencia renal, mal de Parkinson y problemas cardiacos, recibiendo las honras fúnebres como un santo o un ser supremo, perdonado en su lecho de muerte por el representante de la Diócesis de Tacámbaro.

5 JOSÉ FIDENCIO CONSTANTINO SÍNTORA "EL NIÑO FIDENCIO"

Fenómeno sociológico y de sugestión colectiva notable, de la década de los veinte en el Estado de Nuevo León, México; Fidencio estaba dotado del don de la clarividencia y la telepatía, era capaz de adivinar el pensamiento de las personas que lo rodeaban.

Nace el 18 de noviembre de 1898, en el rancho de las cuevas, en Iramuco, Guanajuato, en el seno de una familia muy pobre, de cinco hijos, su padre Socorro Constantino, jornalero, y su madre María Tránsito Síntora, quedando huérfano de padre y madre a los diez años de edad. Cursó hasta el tercer año de primaria.

En 1904 conoce a Enrique López de la Fuente, compañero de clases, que sería con el tiempo su protector. En 1912 se traslada, en calidad de cocinero de la familia López a Morelia, Michoacán, en 1913 los López lo inscriben en la escuela de Mina, Nuevo León, y en 1921, primero a Loma Sola, Coahuila, y después a Espinazo, Nuevo León, en donde comenzó alternando su trabajo de pastor, con el de curandero. Permaneció en este lugar hasta el día de su muerte.

Espinazo, estación del ferrocarril que unía los estados de Nuevo León y Coahuila, se encuentra en medio del desierto, a 94 kilómetros de Mina, ahora se puede acceder por la carretera Monterrey-Monclova. El lugar, que en 1921 tenía sólo 154 habitantes, creció hasta alcanzar en 1930, hasta 30 mil pobladores.

Medía 1.80m, era de color blanco, ojos verdes y cabello castaño. Siempre fue lampiño, con voz de soprano, Desde niño adivinaba el pensamiento de sus compañeros de clases y tuvo la tendencia a “curar”.

En 1927, ya era conocido ampliamente en la región, por sus habilidades de curandero, pronto comenzó a correr el rumor entre los pobres de este país, que un extraño personaje que habitaba en un remoto lugar, del desierto de Nuevo León, poseía poderes extraordinarios, y al igual que Cristo, curaba a los enfermos. Que era un " Niño Santo. " Y que además de no cobrar por sus servicios, tenía una comunicación especial con Dios, que le permitía interceder ante él por la salud física y espiritual de los afligidos.

Atendía partos, enfermedades de la vista, de la piel, parálisis y hasta demencia. En el traspatio mecía a los enfermos en un columpio. Repartía té de gobernadora a largas filas de sanos y enfermos. Levantaba a éstos temprano para azotarlos y bañarlos en un charco. Sus ayudantes los arrojaban al baño que llamaban "el agua del Niño". Practicaba también operaciones quirúrgicas con un trozo de vidrio de botella. Se le llegó a tener como un "médico-vidente-rey-pontífice". Era adivino y diagnosticaba sin auscultación, por telepatía. Extraía dientes, hacía frotaciones, bendecía desde una azotea y arrojaba frutas, huevos, ropa, monedas, etc., a cuyo impacto las personas suponían sanar. Bautizó, casó y dio la extremaunción, supliendo la clausura de los templos y obrando como ministro de Dios.

Pero su prestigio no se quedó en el de un simple curandero. Dadas sus dotes naturales, clarividencia y telepatía, aunada con su misticismo santulario. Se formó una imagen de santón (niño santo.) La simple presencia de Fidencio bastaba para aliviar cualquier mal.

Por supuesto que Fidencio no hacia milagros, ni curaba nada. Pero los pacientes sí creían que lo hacía, y se sentían sanados. Y esto era más que suficiente. Fidencio no lucraba con sus curaciones, ni aceptaba ningún pago por ellas. Decía que el no curaba, sino que era solo el intermediario de los poderes divinos.

El niño Fidencio comenzó a ser realmente importante, después de la visita, que contra la opinión de los médicos de la secretaria de salud, realizó para consulta, el Presidente de la República, Plutarco Elías Calles, que llegó a Espinazo, el 8 de febrero de 1828, acompañado de un Ministro, dos generales y el gobernador de Nuevo León. Este hecho redobló la popularidad de Fidencio, pero causó desencanto en la comunidad médica, ante el espectáculo de un presidente superticioso.

En la época más intensa de su fama, entre los años de 1928 hasta 1938, fecha de su muerte, la gente que tenía la esperanza de tocarlo o de verlo en persona, acampaba por días enteros en las afueras de Espinazo esperando tener la dicha de ser sanados por el Niño Milagroso.Trabajaba largas jornadas para poder atender a todas las personas que viajaban kilómetros y kilómetros para poder venir a verlo. Operaba sin anestesia y aquéllos a los que extrajo tumores nunca se quejaron de dolor.

Curaba no todas las enfermedades, ni siquiera la mayoría. Pero algunos enfermos si sanaban. Y cuando esto no era así, el paciente se sentía tan aliviado, que era casi como haber sanado.

Este fenómeno religioso y cultural, aún perdura con profunda raigambre, en el sentimiento místico de las clases populares del norte de México y el sureste de los Estados Unidos de Norteamérica, pues continúa el culto a ese santón y persisten las peregrinaciones a Espinazo; los meses de marzo y octubre llegan a la “Meca del dolor” numerosos peregrinos, que son atendidos por las “cajitas” del Niño Fidencio.

Hay que considerar que el Fidencismo no es un curanderismo, es una mezcla entre los ritos del catolicismo, el santerismo y las curaciones milagrosas. Conjugado con algo de técnicas de sugestión y magnetismo, así como bastante hierberismo.

José Fidencio Síntora Constantino, última instancia para mitigar la angustia, murió a los 40 años. Nunca conoció el amor carnal pero sí conoció el amor humano ya que durante su existencia se dedicó a repartir amor entre sus semejantes y a cambio recibió amor, fama e inmortalidad.

El Niño Fidencio estaba conectado con el número 8, que representa balance perfecto, en forma por demás singular: nació el 18 de Octubre de 1898 y murió en el 19 de Octubre de 1938. Y para subrayar aún más su conexión con el 8, recordemos que Octubre significa "ocho" y que era el octavo mes del calendario Romano.


PREGUNTA 26: ¿Espectacular fenómeno de luminiscencia apreciado al máximo en las regiones polares, provocado por el impacto de partículas provenientes del sol contra la ionosfera?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi esposo es nieto de el Sr. Rómulo Sosa QEPD a quien le llamaba papi Rómulo y la fotografía que tienen es errónea si gustan puedo mandarles la fotografía real de papi Rómulo Sosa. Mejor curandero conocido de aquellos tiempos quien tenían ambulancias helicópteros ayudaba a la gente pobre y era amigo de grandes personajes de México como presidentes y gobernadores de tamps

Anónimo dijo...

porfavor,retira, el foto que tienes alli y no agas mas comentarios,
attentamente A.S.S.

Anónimo dijo...

LA FOTOGRAFIA QUE TIENEN DEL SR. ROMULO SOSA (Q.E.P.D)NO ES LA VERDADERA, ESA FOTO ES FALSA NADA QUE VER CON SU VERDADERO ROSTRO NO PUBLIQUEN FOTOS FALSAS PORFAVOR.

Anónimo dijo...

pueden poner la verdadera foto de romulo



Anónimo dijo...

una foto porfavor

Dahlia Perez dijo...

Mi papa conocio al Sr. Romulo QEPD. Puedes publicar verdadera foto de el?