miércoles, 3 de agosto de 2016

TRAZOS AUTOBIOGRÁFICOS 18 1961

Con 15 años llego a la Escuela Nacional Preparatoria No. 5 de la UNAM, con número de cuenta 6102652, me incorporo a un equipo de beisbol en donde me dicen que " me engaño la gitana" haciendo alusión que ese no era mi deporte, pero paradójicamente mi alter ego se convierte en la estrella del llanito, incluyendo una fase de jonronero.
La Prepa contrasta con el control férreo que nos tenían en la Secundaria, en medio de la anarquía, como un rito de iniciación contacto con los cigarrillos, afortunadamente nunca compré y a la semana lo abandono definitivamente.

Con el Estadio de Ciudad Universitaria lleno y rebosante, el Necaxa de México, ante el delirio de los aficionados, entre los que me encontraba yo, derrota al Santos del Mítico "Pelé".
En una ceremonia luctuosa de Diego Rivera tengo la oportunidad de conocer a Dolores Olmedo y a David Alfaro Siqueiros en el Anahuacalli. 
Armando, Mario y mi prima Lulú en el jardín de la casa familiar.
En la clase de Lógica la maestra, durante todo el año, hace un concurso por equipos, cada uno de nosotros debía aportar un peso en cada clase, si contestábamos bien nos ponía un punto, si no lo hacíamos pasaba la pregunta a los otros equipos. Al final mi equipo ganó el dinero acumulado, con lo que alcancé m compré una linda chamarra de dos vistas, negra y blanca, experimentando un gran contento.  
El hijo y la esposa de un cliente de mi Papá expenden en la Prepa, respectivamente, nieve de limón con tejocotes en almíbar y las mejores quesadillas de todos los tiempos.