martes, 16 de septiembre de 2014

COREA DEL SUR (63 bis)


Llegamos a Corea del Sur a las 4:15 hrs. del miércoles 9 de julio (al cruzar la línea internacional del tiempo se pierde un día) en el vuelo 643 de Korean Airlines, la mayor aerolínea surcoreana, reconocida internacionalmente por su excelencia, que con sus 147 aviones Boing 747, opera más de 400 vuelos por día a 121 ciudades en 41 países de cinco continentes.



Un privilegio disfrutar del Aeropuerto Internacional de Incheon (IIA), el mayor de Corea con sus seis plantas, dos bajo el nivel del suelo, y siempre considerado en los dos primeros lugares del Mundo, ya que además de atender 24 millones de pasajeros anuales, en 150 000 despegues y aterrizajes, sirve 59 aerolíneas y conecta 188 destinos. 



El sorprendente aeropuerto de Incheon ofrece todo tipo de facilidades al viajero, por ejemplo en el área de migración dispone de lentes para presbicia, salones VIP con sillones de masaje, comida, bebida, ducha y televisión, como el caso de Enrique que le toco "disfrutar" la goleada de Alemania a Brasil.

Considerado el aeropuerto más avanzado tecnológicamente de todo el continente asiático, ofrece un inodoro de alta tecnología, el inodoro electrónico con bidé incorporado que lava, seca, masajea, calienta el asiento, abre automáticamente la tapa y la cisterna se activa tras su uso.


Para los pasajeros en tránsito, con estancia mayor de cuatro horas, hay una oferta (In transit medical tourism), que conecta a los turistas con servicios de atención médica, estética y dental, para evaluaciones del estado de salud y tratamientos de calidad, que incluyen medicina tradicional coreana.


Otra facilidad es el Incheon Airport Free Transit Tour que se ofrece a viajeros que van a tener mínimo dos horas de espera para hacer su conexión, puede consistir en una visita al puerto de Incheon o bien a Seúl, la capital del país, que se encuentra a 52 kilómetros de distancia. En un cómodo autobús y una autopista moderna, se pueden hacer visitas a templos y/o centros comerciales.
Es increíble la gratuidad, considerando que cada grupo va acompañado de un guía que habla el idioma inglés.
Por nuestra parte tomamos tres tours que sumaron casi 15 horas de paseo, incluso nos llevaron a un restaurante de comida típica coreana.
Las siguientes fotos corresponden a dichos paseos:



























Finalmente, como todo termina, nos dirigimos a Los Ángeles, no sin antes disfrutar de uno de los espacios verdes y floridos de tan singular aeropuerto.



domingo, 14 de septiembre de 2014

VIETNAM (62bis)



Llegamos a las 21:00 hrs. del domingo 20 de julio a Hanói,  capital de Vietnam, en un viaje desde Phnom Penh, capital de Camboya, con breve estancia en el aeropuerto de Vientiane, Laos. Nos esperaba Trang, la misma guía que nos atendió tan bien en el viaje pasado.



Aunque recordábamos el protagonismo de las motocicletas en Hanói, que literalmente circulan en todas direcciones, tuvimos que experimentar la terrorífica aventura de cruzar varias calles, en un auténtico acto suicida. Se habla de cifras millonarias en el censo de motoristas.



El centro neurálgico de la capital de Vietnam, parece ser el Lago Hoan Kiem, las actividades culturales y de esparcimiento se hacen en sus parques o cerca de ellos. El comercio es el motor de la economía es tan bello lugar.



Paseo obligado es visitar el Complejo Ho Chi Minh, el Mausoleo, las oficinas y casa del principal del héroe nacional de Vietnam.







También estuvimos en el Templo de la Literatura, antiguo santuario confuciano.







Al norte de Vietnam, en el Golfo de Tonkin, cerca de la frontera con China, en la Provincia de Quang Ninh, se encuentra la mundialmente famosa Bahía de Ha-Long, Patrimonio de la Humanidad y una de las siete Maravillas Naturales del Mundo, que con sus elementos kársticos dan relieve al paisaje en pleno mar.






Recorrimos la cueva iluminada Hang Dau Go, abundante en estalactitas y estalagmitas. 







Como parte de la visita nos llevaron a la ciudad más grande Vietnam:  Ciudad Ho Chi Minh, mejor conocido con su nombre original de Saigón. Estuvimos en el Museo  de la Guerra y por supuesto en Cu Chi en donde existe un sistema de túneles interconcctados construidos durante la Guerra de Vietnam contra los Estados Unidos por los guerrilleros del vietcong. Enrique aprovechó para practicar el tiro con armas de alto poder.





Comimos en un interesante restaurante campestre con un pequeño estanque con patos y un lindo puente en donde nos tomamos una foto:

En las afueras de Saigón, rumbo al sur del país, a la Provincia de Vinh Long, disfrutamos de un parador de autobuses con todos los servicios como baño, comida y artesanías.


La excursión incluyó una visita al delta del Río Mekong en el extremo meridional de la península de Indochina, el paseo fue en autobús, barco, lancha y carrito bicicleta; estuvimos en parajes selváticos en medio de torrencial aguacero.




Las actividades fueron tan diversas como ir a una ladrillera, cenar en un espléndido lugar en donde además de la exquisita comida vietnamita nos recibieron con música mexicana en vivo, así como visitar la sede de gobierno con sus espléndidos tapetes.

Frente al hotel, nos mezclamos con la población que disfrutaba haciendo ejercicios multitudinarios, pero lo que más llamó nuestra atención fue la práctica de un deporte, que ya lo habíamos visto en Camboya, que algunos le dicen el "gallito chino", aunque su verdadero nombre en chino, los que lo inventaron, es Ti Jianzi game, pero en Vietnam le dicen Dja Cau y es nada menos que el deporte nacional, consistente en hacer un círculo y patear una bola de goma con plumas de gallo y con gran experticia no la dejan caer.